Tabasco 2007: ¿Será como Nueva Orléans en el 2005 o como Ciudad de México en 1985?

Después de publicar nuestro artículo sobre la falta de una movilización efectiva del Ejército mexicano en Tabasco, varios comentarios sobre el mismo tema aparecieron en otros medios.

Calderón ordenó la suspensión de las misiones militares en otras partes del país y envió más tropas a la zona de desastre. Pero según relatos de testigos - entre los que se encuentra el de una mujer que, heroicamente, cargó sobre la cabeza a su hijo de tres meses, durante 24 horas, hasta que fue rescatada - había más personas damnificadas que rescatistas. Y, seguramente, no todos ellos habrán tenido la suerte o la resistencia de esta valiente madre para hacer frente a la inundación. Los refugiados ya están contando historias sobre quienes han perecido en las aguas, mientras esperaban, en vano, a que los rescataran. Si las tropas hubieran sido enviadas desde el primer día, esto no hubiera sucedido. Como dice el refrán: demasiado poco y demasiado tarde.

Entre tanto, el diario La Jornada publicó un artículo el pasado viernes, condenando el sistemático robo de los fondos destinados para el mantenimiento de las represas y los programas de prevención de desastres, llevado a cabo por el gobierno del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en Tabasco, durante el período de los dos gobernadores anteriores del estado, entre los que se encuentra el tristemente célebre gángster Priísta, Roberto Madrazo. Durante décadas del dominio ejercido por este partido, la misma banda de matones no fue capaz construir ninguna represa segura.

Además, los Estados Unidos han prometido 300 mil dólares en ayuda para refugiados (Por si alguien tiene dudas sobre que tan grande es la preocupación del gobierno Bush por el bienestar del pueblo mexicano, esta cantidad representa apenas el 0.02% del presupuesto de la ayuda militar “antidrogas” del “Plan México”).

Es importante recordar que, según se dice, dos eventos han hecho sonar las campanas fúnebres del mantenimiento del PRI en el poder federal en México: el levantamiento del EZLN en 1994, y el terremoto de 1985 en el DF, cuando más de 17 mil personas murieron en medio de incompetentes labores de rescate y contingencia por parte del gobierno. Y al igual que en 1985, la gente en México está respondiendo, a sus hermanas y hermanos de Tabasco, con abrumadores gestos de solidaridad, enviando comida, ropa y dinero que se han acumulado en centros de recolección a lo largo del país.

Con todo esto es posible preguntarse: ¿una vez se seque la inundación, se contabilice a los muertos y los cerca de un millón de refugiados regrese a lo que queda de sus casas, lo que saldrá a flote será parecido a lo que se vive actualmente en Nueva Orleáns o a la que sucedió en México el 1 de Enero de 1994? ¿Los gestos de solidaridad podrían dar paso a expresiones de rabia y organización política como pasó en 1985?

Esta historia continuará…

User login

Navigation