Demanda pendiente busca exponer las conexiones neonazis de Trump

El Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, se ha rodeado de asesores que simpatizan con la ideología supremacista blanca

Una demanda pendiente en la corte federal de Kentucky desde el pasado mes de abril podría arrojar algo de luz sobre las opresivas órdenes ejecutivas expedidas recientemente por el Presidente Donald Trump dirigidas a los refugiados alrededor del mundo así como también a los inmigrantes de siete naciones de mayoría musulmana.
Las órdenes ejecutivas prohiben la entrada a los EEUU de refugiados sirios, suspende temporariamente toda entrada de refugiados al país e impide que los ciudadanos de siete naciones de mayoría musulmana ingrese a los EEUU por al menos 90 días, aun siendo residentes legales de los EEUU. Las órdenes del presidente dejaron a cientas de personas varadas en aeropuertos, muchas de ellas escapando zonas de guerra o persecución gubernamental en sus países de origen, desataron protestas en todo el país y dieron lugar a que jueces federales en cuatro estados dictasen fallos bloqueando parte de las órdenes de Trump hasta una posterior evaluación de la corte.

Los escritos presentados en el caso de Kentucky afirman que es probable que Trump y su círculo de allegados tengan una relación más que casual con los distintos grupos de supremacía blanca que frecuentaban sus actos de campaña electoral. Recientemente, Narco News halló evidencia que parece respaldar esta aseveración.

Si se demuestra que Trump o altos funcionarios de su administración están asociados de alguna manera con grupos neonazis, esa revelación podría resultar muy explosiva en el contexto del actual ataque de la Casa Blanca a los derechos de los inmigrantes.

Asumiendo que el litigio de Kentucky sobrevive al esfuerzo constante de Trump para que sea desestimado – lo cual dista de estar garantizado – el caso iría a la fase de descubrimiento. En ese punto, los abogados que representan a las víctimas en el caso – tres manifestantes que afirman haber sido agredidos por neonazis en un acto de campaña de Trump – tendrían poder de citación para investigar a fondo a Trump y el equipo directivo de su campaña y exponer cualquier comunicación o vínculo directo que pudiera existir entre ellos y grupos neonazis en todo el país.

Desde su elección, Trump ha nominado o designado una media docena de personas con trasfondos anti-inmigrantes a altos cargos en su administración. La medida más reciente fue nombrar a Julie Kirchner, ex cabecilla de un grupo nativista llamado Federación para la Reforma de Inmigración Americana, como jefa de personal de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EEUU, que desempeña un papel fundamental en la aplicación de las leyes de inmigración de EEUU.

“El nombramiento, comunicado por múltiples fuentes, sugiere que el Presidente Trump tiene la intención de cumplir las promesas que hizo a los activistas anti-inmigrantes,” dice un informe del Centro Legal para la Pobreza del Sur (Southern Poverty Law Center), que busca exponer grupos de odio, sobre la designación de Kirchner. “A lo largo de su campaña, Trump trabajó en estrecha colaboración con líderes nativistas y ha designado individuos como el Senador estadounidense Jeff Sessions [Candidato a Procurador General de los EEUU] y Mike Pompeo [el nuevo director de la Agencia Central de Inteligencia] que mantienen íntimas relaciones con el movimiento anti-inmigrante de los Estados Unidos.”

Otros de los principales asesores de Trump con antecedentes nativistas son Stephen Miller, ex director de comunicaciones de Sessions; el anti-islamista y Teniente Coronel retirado Mike Flynn; y Steve Bannon, co-fundador y ex director de  Breitbart News, un sitio de propaganda en línea que sirve de plataforma de medios para la ideología de supremacía blanca y la administración de Trump.

Bannon en particular trae una importante carga neonazi a la Casa Blanca a través del órgano de propaganda Breitbart News, que fue fundado en 2007 y conducido hasta 2012 por Andrew Breitbart, quien, como indicio de su afinidad por la doctrina de supremacía blanca, expresó su admiración por las tendencias neonazis de Bannon.

“A modo de cumplido, Andrew Breitbart, el fundador de Breitbart News, llamó abiertamente a Bannon el ‘Leni Riefenstahl del movimiento Tea party,’ revela el jefe de redacción de asuntos judiciales del New York Daily Newsen una historia reciente. “Leni  Riefenstahl fue un famoso cineasta y propagandista Nazi. Trabajó en forma directa con Adolf Hitler. Un ‘cumplido’ así me resulta increíble. Ningún hombre que haya recibido abiertamente tal cumplido debería estar en la Oficina Oval.”

¿No tenían idea?

Breitbart murió de un aparente ataque al corazón en el verano de 2012, permitiendo que Bannon tomara las riendas de la conducción del sitio de noticias online que a menudo tergiversa los titulares y acontecimientos para encajar su cosmovisión nativista y supremacista. Bannon se unió a la campaña de Trump el pasado verano como jefe de campaña. Tras la elección se convirtió en jefe de estrategia de la Casa Blanca y desde entonces ha estado asumiendo una posición cada vez más poderosa en la nueva administración de Trump – habiéndole sido asignado más recientemente un papel en el equipo de seguridad nacional de Trump.

Lo que resulta de interés en la demanda federal aun pendiente en Kentucky es que los abogados de Trump y su personal de campaña “no tenían idea” de que los supremacistas blancos estuvieran en el acto de campaña el día en que los tres manifestantes fueron atacados. El evento fue llevado a cabo en un espacio público en Louisville. Sin embargo, existe evidencia de que uno de los presuntos agresores, un supremacista blanco de nombre Matthew Heimbach, fundador del Partido de Trabajadores Tradicionalistas neonazi, tiene vínculos con Breitbart News, que ha sido un importante órgano de propaganda para la campaña de Trump – con miembros del personal de Breitbart News incluso sospechando que Trump le estaba pagando al sitio por la cobertura positiva.

Heimbach, de veintiseis años, expresa muy claramente su racismo y su ideología neonazi y trabaja abiertamente para reclutar nuevos miembros a la causa difundiendo su mensaje de odio a través de los medios y en eventos en todo el país. [Vea el video de 2014 aquí.]

Sin embargo, los abogados de Trump en la demanda de Kentucky insisten en que Trump y su personal de campaña no estaban al tanto de que fueran a estar presentes miembros de un grupo de supremacía blanca en el acto de campaña en Louisville, Kentucky, el pasado mes de marzo.

“El Sr. Trump y la campaña de ningún modo podrían haber sabido que podía llegar a hacer falta más seguridad [porque supuestamente ignoraban la presencia de neonazis el el acto de Louisville],” según las declaraciones en la demanda en el estado de Kentucky. “En síntesis, ni el Sr. Trump ni la campaña le debían ninguna obligación a los demandantes [las víctimas agredidas]. No era razonablemente previsible que un presunto supremacista blanco declarado fuera a asistir al acto con el expreso propósito de reclutar miembros para su causa.

“… Los demandantes no han señalado ninguna relación preexistente entre el Sr. Trump y los presuntos perpetradores… porque no la hay. Tampoco han identificado un acuerdo entre el Sr. Trump y  los presuntos perpetradores… porque no lo hay. Simplemente no hay conexión entre el Sr. Trump y estos acusados [incluido Heimbach] y nada de lo que alegan los demandantes demuestra lo contrario.”

Incitando a la violencia

Los demandantes en el caso judicial son tres individuos que asistieron al acto de campaña de Trump el 1ero de marzo en Louisville, que se llevó a cabo en el Centro de Convenciones Internacional de Kentucky. Los demandantes, una de los cuales es afroamericana, reconocen haber estado en el acto como manifestantes. El litigio alega que el candidato presidencial Trump incitó a la audiencia a expulsar a los manifestantes, resultando en la supuesta agresión a los demandantes por parte de miembros del público – en particular, por miembros del grupo neonazi de Heimbach, llamado Partido de Trabajadores Tradicionalistas.

“En lugar de permitir que su propia seguridad, el Servicio Secreto, o que el personal de seguridad [del edificio] removiera a los manifestantes, Trump interrumpió su discurso de media hora en cinco oportunidades para señalar manifestantes y, en la mayoría de los casos, decirle a su público simpatizante que los sacara de allí,’” exponen los demandantes en su denuncia inicial. “… Cerca de, o en el momento en que tuvieron lugar las lesiones a los demandantes… Trump también declaró: ‘No los lastimen. Si les digo que vayan a por ellos, me meto en líos con la prensa, los seres humanos más deshonestos del mundo.’”

La declaración de los demandantes prosigue: “Trump añadió: ‘En los viejos tiempos, que no fue hace tanto, cuando éramos menos políticamente correctos, ese tipo de cosas no hubiera sucedido. Hoy en día tenemos que ser tan amables, tan amables. Siempre tenemos que ser tan amables.’ Luego Trump inició una discusión sobre el método de tortura ‘submarino’, y como estaba ‘perfectamente bien.’”

Luego de que Trump antagonizase a la multitud contra ellos en el acto de Louisville, los tres manifestantes que iniciaron la demanda fueron expulsados a la fuerza por miembros de la audiencia de Trump, con varios individuos del Partido de Trabajadores Tradicionalista, incluido Heimbach, presuntamente sacándolos a los empujones del edificio y golpeando a uno de los demandantes en el estómago en un momento, de acuerdo con el litigio.

Una buena parte de la agresión a la demandante Kashiya Nwanguma, una mujer afroamericana de 21 años, estudiante de la Universidad de Louisville, fue capturada en video. [Enlaces a videoclips aquí.]

Trump sostiene que su discurso está protegido por la Primera Enmienda y también niega que sus palabras en el acto de campaña de Louisville hayan incitado a la multitud de alguna manera a la violencia, y también insiste en que estaba dirigiendo sus órdenes de remover a los manifestantes al personal de seguridad y no al público en general. Heimbach también sostiene que los alegatos de los demandantes en contra suya carecen de mérito. Los abogados de los tres demandantes discuten esas aseveraciones.

Los demandantes están solicitando daños y perjuicios por "heridas, sufrimiento emocional, humillación y angustia mental", así como daños punitivos y la recuperación de los costos judiciales.

Memoria fotográfica

Sin embargo, contrariamente a las declaraciones de los abogados de Trump, resulta que Heimbach sí tiene un historial con Breitbart News, sitio vinculado a Trump por ser un importante engranaje en los esfuerzos de su campaña electoral – y en los persistentes esfuerzos propagandísticos de su administración.

“Fotos publicadas por la organización antirracista One People’s Project mostraron al [socio de Bannon y fundador de Breitbart News, Andrew] Breitbart codeándose con el líder de la YWC [Juventud por la Civilización Occidental] Matthew Heimbach, quien recientemente se ha manifestado como un Nazi en todo el sentido de la palabra, en un encuentro de Americanos por la Prosperidad,” informó el Centro Legal para la Pobreza del Sur en 2014. Los Americanos por la Prosperidad son un grupo de promoción política conservador financiado, en parte, por los hermanos Koch.

Ahora, una foto del fundador de Breitbart News sonriéndole a la cámara con un neonazi asumidos í parece atentar contra las afirmaciones de los abogados de Trump en la demanda de Kentucky de que no existe evidencia de ningún tipo que apunte a una relación entre la campaña de Trump y los neonazis (incluido Heimbach) que estaban en el acto de Louisville el pasado mes de marzo donde tres manifestantes denuncian haber sido agredidos. De hecho, la fotografía es evidencia de que Heimbach tuvo contacto con Andrew Breitbart, quien, junto con Bannon, se encuentra en el corazón de Breitbart News– con Bannon tomando las riendas como director ejecutivo del sitio tras la muerte de Breitbart hace unos cinco años.

La profundidad y naturaleza de la relación entre Breitbart News y el Partido de Trabajadores Tradicionalistas de Heimbach, y si se extendió a otros neonazis, amerita un mayor análisis, dadas las recientes órdenes ejecutivas que prohiben la entrada al país de refugiados, así como también inmigrantes de siete naciones predominantemente musulmanas de Medio Oriente y África – órdenes en cuya ejecución Bannon supuestamente jugó un papel principal.

Curiosamente, la prohibición de Trump no aplica a los países de mayoría musulmana que fueran las naciones de origen de los 19 terroristas involucrados en los ataques del 11 de septiembre – y en los cuales Trump también tiene intereses comerciales– Arabia Saudita, Egipto, Líbano y los Emiratos Árabes Unidos.
Con Bannon, Breitbart News se convirtió en portavoz de un reavivado movimiento de supremacía blanca en los EEUU, que ha adoptado el término “alt-right” (derecha alternativa) como medio para disfrazar su horrible ideología racista y nativista.

Los alegatos de las víctimas en la agresión en el acto de campaña en Louisville, a modo de evidencia de un patrón de violencia que estuvo presente en los eventos de campaña del candidato Trump, listaron múltiples incidentes de agresiones verbales y físicas – la mayoría implicando cuestiones raciales – que ocurrieron en los actos de Trump, incluyendo los siguientes:

3 de septiembre de 2015, en Nueva York: el guardia de seguridad de Trump golpeó a un manifestante en la cara después de que el manifestante se acercó al guardia para recuperar su letrero;

14 de octubre de 2015, en Richmond, Virginia: simpatizantes de Trump empujaron y les quitaron los letreros a un grupo de activistas pro-inmigrantes, y escupieron a los manifestantes en la cara;

23 de octubre de 2015, en Miami, Florida: un hombre en un evento de Trump derribó y pateó a un manifestante latino.

3 de diciembre de 2015, en la Ciudad de Nueva York: un guardia de seguridad le quitó su letrero y golpeó a un activista pro-inmigrantes durante una manifestación después de un acto de Trump;

11 de diciembre de 2015, en la Ciudad de Nueva York: manifestantes asociados a varios grupos árabes-americanos y musulmanes-americanos fueron “expulsados por la fuerza” de una colecta de fondos en la que Trump estaba hablando; y

14 de diciembre de 2015, en Las Vegas: simpatizantes de Trump le gritaron “Sieg Heil” y “préndanle fuego al hijo de puta” a un manifestante negro que estaba siendo removido físicamente por el personal de seguridad.

Que comparezca

En la semana siguiente a la elección de Trump el pasado mes de noviembre, los ataques y la violencia contra personas de color y musulmanas aumentaron vertiginosamente; un patrón que ha continuado en su presidencia.

“El Centro Legal para la Pobreza del Sur ha reportado que ocurrieron 437 incidentes de intimidación entre la elección, el 8 de noviembre, y el 14 de noviembre, dirigidos a negros y otras personas de color, musulmanes, inmigrantes, la Comunidad L.G.B.T. y mujeres”, informó el New Yorker.

De hecho, horas después de que Trump firmase las órdenes ejecutivas anti-inmigrantes dirigidas a las personas de naciones musulmanas, una mezquita en Victoria, Texas, fue incendiada.

La foto del neonazi Heimbach con el fundador de Breitbart News no puede ser desechada como irrelevante, dadas las asociaciones neonazis de Bannon y su poderosa posición en la administración de Trump, y considerando las tendencias supremacistas de otros candidatos a altos cargos – y el hecho de que, desde su elección, otros dos miembros del personal de Breitbart News hayan recibido puestos en la Casa Blanca de Trump. Las recientes órdenes ejecutivas punitivas expedidas por Trump dirigidas a los inmigantes en base a su nacionalidad y religión también hacen que arrojar luz sobre los vínculos neonazis de su administración sea aun más imperativo.

Si los demandantes en la demanda federal de Kentucky consiguen mover el caso a la fase de descubrimiento, un ángulo de ataque probablemente sea indagar en profundidad las conexiones entre la campaña de Trump y los grupos de supremacía blanca – para determinar si la violencia endémica en los actos de campaña de Trump previos a la elección presidencial fueron parte de un esquema organizado – y uno que todavía podría estar en juego.

Los alegatos de los demandantes afirman que “el conocimiento previo de Trump de los asistentes a su acto no es en absoluto ‘indiscutible.’ La conexión entre la campaña de Trump y los grupos [de supremacía blanca] como [el Partido de Trabajadores Tradicionalistas] está bien documentada incluso desde antes del acto de Louisville el 1ero de marzo.”

Las declaraciones hacen referencia a múltiples noticias acerca del apoyo que ha recibido la campaña de Trump por parte de organizaciones de nacionalistas blancos y neonazis.

“De hecho, es probable que los supremacistas blancos hayan estado presentes y bien visibles en virtualmente todos los eventos de campaña de Trump, al igual que en el acto de Louisville,” alegan los demandantes. “Bajo estas circunstancias, es muy probable que Trump conociera (y conozca) a su público.”

En una nota al pie en las declaraciones, los demandantes señalan que resulta muy sospechoso que Trump “no se percatara [o] no anticipara que [los supremacistas blancos] fueran a atacar a una de las únicas personas negras presentes ante la menor provocación.”

“Éstas son cuestiones para el descubrimiento,” dice la nota al pie más adelante. “Para lo que valga, los demandantes lo dudan [que Trump no estuviera al tanto de la presencia de supremacistas en sus actos de campaña].”

La nota al pie también hace referencia a una historia del Los Angeles Times en la cual un ex asociado de Trump expresa lo siguiente: "Lo que los oponentes y críticos de Trump no alcanzan a comprender es que todo lo que él hace es estratégico".

A la fecha, 29 de enero, la demanda de Kentucky aún está pendiente en la corte federal, a la espera del fallo del juez sobre una solicitud de los demandantes para hacer comparecer a Trump bajo juramento.

“Ni el estatus del Sr. Trump como presidente electo, ni su inauguración como presidente, lo inmunizan del reclamo de los demandantes en este caso,” afirman los abogados de las víctimas de agresión. “… Los demandantes han ofrecido al Sr. Trump declarar en el lugar y hora que considere oportunos. Su defensor ha objetado, citando las mociones pendientes de ser desestimadas.”

Sigan atentos a las novedades…

User login

Navigation

About Bill Conroy

Biography

Narcosphere@aol.com