La ley de derechos sexuales y reproductivos: ¿quién dijo que el sexo no es político?

Todo empezó el 29 de abril de 2004, cuando la Cámara de Diputados aprobó la ley de Derechos Sexuales y Reproductivos. Los Senadores la aprobaron una semana después (6/05/04). El 17 de mayo de 2004, la Delegación de la Iglesia Católica exige al presidente Mesa que no apruebe esta ley. Por su parte, el Movimiento de Mujeres exige lo contrario. Tres días después, el presidente devuelve la ley al Parlamento, pidiendo, con el fin de armonizar su ejercicio con otros derechos de igual naturaleza se inicie un debate público con todos los sectores. Desde entonces, diversas asambleas se han llevado a cabo en Bolivia, suscitando sobretodo la reacción de la Iglesia Católica. Pero en Santa Cruz, el 15 de Abril 2005, se sumaron también los famosos “movimientos cívicos”. En esa ocasión, participaron mas de trescientos oradores, de los cuales menos de un tercio eran favorables al proyecto. Sin embargo, las intervenciones favorables fueron abucheadas e insultadas…

Actualmente, en Bolivia, los movimientos sociales gestores de la Constituyente parecen indiferentes frente a esta ley, sin tomar una posición visible. Los movimientos religiosos, se movilizan activamente para impedir a toda costa que la Ley se promulgue, aunque eso implique algunas mentiras piadosas… Lo que muestra que los derechos sexuales no son un derecho cualquiera, y que por lo visto muchos no los consideran como derechos fundamentales de una persona. ¿Quién dijo que el sexo no es político?
Sin embargo, como veremos luego, la ley es demasiado tímida: se trata de un marco de políticas publicas que pretenden garantizar el derecho a la atención integral a la salud sexual, la información y a la protección de la intimidad. Además, coincide con un conjunto de convenciones e instrumentos legales, nacionales o internacionales que se supone que están en vigor…

El texto de Ley

Art. 1.- El Estado boliviano reconoce a todas las mujeres y los hombres sin distinción de clase, edad, religión, sexo, género, origen étnico, opción sexual u otra el derecho al goce y ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos; protegerlos de intromisiones arbitrarias es obligación de todas las autoridades.

Art. 2.- A los efectos de la presente ley, Derechos Sexuales comprenden:

  • El derecho a vivir una sexualidad placentera, responsable y libremente decidida, sin más límites que los expresamente señalados por ley y los derechos de otras personas.
  • El derecho a la integridad corporal y la autonomía en el control del cuerpo.
  • El derecho de alcanzar el más alto nivel de salud sexual.
  • El derecho a la confidencialidad en el tratamiento de la sexualidad, particularmente de las/los adolescentes y jóvenes.
  • El derecho de acceder a una educación integral para la vida afectiva y sexual desde la temprana edad posibilitando, el bienestar, el desarrollo de la persona y el ejercicio de la sexualidad en forma plena, libre e informada.
  • El derecho de acceder a la orientación y consejería, prevención y tratamiento de infecciones de transmisión sexual -incluyendo el VIH/sida, hepatitis B y C, cáncer cérvico -uterino, mamario y prostático.
Art. 3.- Los Derechos Reproductivos comprenden:
  • El derecho a decidir libre y responsablemente el número de hijos, espaciamiento de los nacimientos y el intervalo entre esos.
  • El derecho a la elección libre e informada de los métodos anticonceptivos modernos, seguros y efectivos de calidad y costo accesible.
  • El derecho a recibir orientación, atención integral y tratamiento técnico profesional durante el embarazo, parto, puerperio y lactancia.
  • El derecho de las mujeres a no ser discriminadas en el trabajo o en el estudio por razón de embarazo o maternidad.
  • El derecho de acceder a la orientación y consejería de problemas de infertilidad e infecciones de transmisión sexual.
Art. 4.- Se prohíbe toda forma de discriminación en el ejercicio de estos derechos, ya sea por el Estado, sus agentes o por particulares, entendiéndose por discriminación para efectos de esta ley, cualquier exclusión, menoscabo, restricción o diferenciación arbitraria basada en el sexo, edad, género, orientación sexual, estado civil, origen étnico, clase social, religión o creencias, discapacidad o cualquier causa análoga.

Art. 5.- El reconocimiento de los derechos sexuales y reproductivos garantiza la atención integral a la salud sexual y reproductiva que incluye:

  • Información, orientación y servicios de anticoncepción de calidad y adecuados a las necesidades de mujeres y hombres, adultos y jóvenes.
  • Acceso a servicios de salud de calidad y adecuados a las necesidades de mujeres y hombres en todo el ciclo vital que promuevan la salud integral y ayuden a recuperarla.
  • Reserva y confidencialidad de los temas de sexualidad y reproducción consultados por las /los adolescentes y jóvenes,
  • Atención prenatal, del parto y postnatal.
  • En el marco de la atención integral a la salud sexual y reproductiva, servicios de prevención y tratamiento de las enfermedades de transmisión sexual, VHI-SIDA, hepatitis B y C, prevención y tratamiento del cáncer cérvico uterino, de mamas y de próstata; prevención del embarazo no deseado; atención de calidad para tratar las complicaciones del aborto y sus efectos en la salud de las mujeres; orientación y servicios de anticoncepción postaborto, orientación de la infertilidad y servicios multidisciplinarios adecuados para el tratamiento tanto de la violencia como de la menopausia y la tercera edad.
 Art. 6.- Los órganos centralizados y descentralizados del Estado, están obligados a promover e impulsar una cultura y educación orientada a la superación de los prejuicios estereotipados de valoración de mujeres y hombres y a desarrollar acciones educativas destinadas a reconstruir los roles que mantienen la desigualdad de género.

Art. 7.- Los órganos centralizados y descentralizados del Estado deben promover la educación que enfatice la valoración positiva de la sexualidad, de tal manera de que hombres y mujeres puedan decidir plena, libre e informadamente sobre el ejercicio de su vida sexual y reproductiva.

Art. 8.- El desconocimiento, inobservancia o violación a los derechos sexuales y reproductivos hacen responsables a los autores/as inmediatos/as de tales actos, y la restitución de los derechos conculcados podrá ser demandada a través de los mecanismos creados por la Constitución Política del Estado y otras leyes.

Una ley tímida satanizada

La ley se limita a definir el marco de políticas publicas de planificación familiar y salud reproductiva. El aborto no se legaliza por mas que lo denuncien los religiosos, simplemente se prevé la atención médica después del mismo… ¡qué horror!

Se trata de una “ley-marco”, una ley muy general que daría paso a otros reglamentos y decretos. Todos los artículos han sido extraídos de instrumentos legales nacionales e internacionales actualmente vigentes, como la Declaración Universal de Derechos Humanos, el Pacto de Derechos Civiles y Políticos, la Constitución Política del Estado, el Código del Niño, Niña y Adolescente, etc.

Por otro lado, prácticamente todas las disposiciones de esta ley estaban incluidas en el Programa Nacional de Salud Sexual y Reproductiva, sin llegar a consolidarse en los hechos.

A pesar de ser una simple compilación de disposiciones ya establecidas por el Gobierno Boliviano, esta ley tiene un valor simbólico muy fuerte. Es la primera vez que una ley escribe derechos sexuales con todas las letras. Maravilla para Bolivia, país que tiene a la religión Católica inscrita en la Constitución Política del Estado.
Bolivia: campeón de la mortalidad materna e infantil (<1 año) de Latinoamérica, donde casi la mitad de las madres tiene menos de 20 años, donde siete de cada diez mujeres es victima de violencia, donde se denuncian cuatro violaciones diarias, donde el aborto es la tercera causa de mortalidad materna… De los cerca de diez millones de habitantes de Bolivia, dos millones son adolescentes (entre 10 y 19 años), menos del dos por ciento de los adolescentes sexualmente activos utiliza métodos de contracepción y protección. ¿Extraño que de los 297 casos registrados de VIH SIDA en Bolivia, 65% sean menores de 25 años? ¿Y qué decir de los casos que escapan a las estadísticas?

En la neo-lengua maniqueísta de los religiosos y la derecha conservadora boliviana, cuando se habla de Derechos Humanos, ellos entienden libertinaje. Así, el articulo uno de esta ley que reconoce el derecho al goce de los derechos sexuales de todos los ciudadanos y ciudadanas incluyendo la opción sexual, aparece como defensa del homosexualidad, bisexualidad y pedofilia… ante tal interpretación y ante la confusión que genera para ellos toda opción sexual no inscrita en el orden heterosexista, las políticas publicas de información se hacen aun mas urgente. El articulo segundo de esta ley, entre otras cosas, otorga el derecho a la confidencialidad en el tratamiento de la sexualidad, particularmente el de las y los adolescentes  aparece, “para los conservadores la luz verde para que los adolescentes, desde los 12 años, hagan lo que quieran con su cuerpo, incluso prostituirse o abortar, porque los padres no tendrán autoridad sobre ellos”. Por lo visto, hay quienes se niegan a imaginar todo lo que hacen sus hijos sin decirles y allí donde se trata de protección de la intimidad ellos leen abuso. El anonimato me parece imprescindible para que el tratamiento, la prevención y la orientación puedan llegar a todos y a todas. Además, no se trata de nada nuevo, porque NORMALMENTE el secreto médico existe. Pero es el tercer articulo el mas polémico, porque trata de los Derechos Reproductivos. Antes de leer el texto de ley, yo estaba muy contenta pensando en que se iba a legalizar, por fin, el aborto. Pero no. Se trata de la lectura tergiversada e imaginaria de los religiosos. Y a mi que el catecismo me enseño que no hay que mentir… Ídem con el articulo cuatro, que trata sobre la no discriminación en el ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos… Y el quinto, que garantiza la atención integral a la salud sexual…  

Los pretendidos argumentos en contra de una ley inofensiva son alarmantes y prueba de su necesidad. Porque quienes apoyan esta ley públicamente son acosados a diario, no solo en la famosa asamblea. La ola de fundamentalismo religiosos y de desinformación nos recuerda que el articulo tres de la Constitución Política del Estado reconoce a la Iglesia Católica Apostólica y Romana como religión oficial, aunque se tolere la libertad de culto. Un estado laico es urgente.

Pero también es alarmante el mutismo de los movimientos sociales que luchan también por una Bolivia mas justa, los mismos que han lanzado el proceso constituyente. “El que calla otorga”, dicen.

Hacia la Asamblea Constituyente: apoyemos esta ley

La Asamblea Constituyente debe contemplar estos Derechos y la Laicizacion del Estado Boliviano, a pesar contexto adverso al reconocimiento de los Derechos Sexuales y Reproductivos, los mas humanos de los Derechos Humanos.

El reconomiento de estos derechos concierne a todos los seres humanos, sin distinción de culturas, género ni origen social. En este sentido, la lucha por los derechos sexuales y reproductivos deberia estar al centro de la Constituyente, porque permite articular la unidad de los seres humanos, que deben ser tratados con igualdad y respeto en el marco de la ley. Porque el sexo es nuestro primer recurso natural, porque atraviesa todas las relaciones sociales y estructura la dominacion de los poderosos, apoyemos esta ley!

De la misma manera que en el juicio de responsabilidades del Octubre Negro los poderosos estan en Estados Unidos, los dominantes pueden darse el lujo de la doble moral sexual tranquilamente. Mientras tanto, los hogares de la gente pobre y luchadora estan manchados por el luto, la sangre y el sudor.

Por esto, compañeros de NarcoNews en el mundo, compañeros de los movimientos sociales bolivianos, apoyemos esta ley. El movimiento que promueve esta ley ha lanzado una campaña de cartas al Presidente y al Congreso Nacional para denunciar los abusos ocurridos en la Asamblea de Santa Cruz y exigir el reconomiento de los Derechos Sexuales y Reproductivos. La peticion esta en internet, en esta direccion: http://geocities.com/caravana_social/documentos/ca rtaporlosderechsodelpueblo.htm

Porque el sexo es politico, tomemos posición.

Anexo: para saber mas al respecto…

http://geocities.com/caravana_social/

http://www.cedib.org/pcedib/?module=displaysection §ion_id=197&format=html

http://www.mujereshoy.com/secciones/2027.shtml

http://www.ops.org.bo/servicios/?DB=B&S11=5203 &SE=SN

http://www.opinion.com.bo/PortalNota.html?CodNot=7 3576&CodSec=6

http://www.laprensa.com.bo/20050416/politica/polit ica11.htm

http://www.catolicasporelderechoadecidir.org/notic ias-17.shtm

http://www.eldeber.com.bo/20050416/santacruz_3.htm l

Comments

Add comment

Our Policy on Comment Submissions: Co-publishers of Narco News (which includes The Narcosphere and The Field) may post comments without moderation. A ll co-publishers comment under their real name, have contributed resources or volunteer labor to this project, have filled out this application and agreed to some simple guidelines about commenting.

Narco News has recently opened its comments section for submissions to moderated comments (that’s this box, here) by everybody else. More than 95 percent of all submitted comments are typically approved, because they are on-topic, coherent, don’t spread false claims or rumors, don’t gratuitously insult other commenters, and don’t engage in commerce, spam or otherwise hijack the thread. Narco News reserves the right to reject any comment for any reason, so, especially if you choose to comment anonymously, the burden is on you to make your comment interesting and relev ant. That said, as you can see, hundreds of comments are approved each week here. Good luck in your comment submission!

The content of this field is kept private and will not be shown publicly.
CAPTCHA
This question is for testing whether you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.

User login

Navigation

Reporters' Notebooks

name) { $notebooks[] = l($row->name, 'blog/' . $row->uid); } } print theme('item_list', $notebooks); ?>

About Irene Roca Ortiz