Declaración Centroamericana de la Campaña ¡Justicia Climática Ya!

Por El Bloque Centroamericano, Campaña ¡Justicia Climática Ya!


CENTROAMERICA DEMANDA UNA OPORTUNIDAD PARA LA SUSTENTABILIDAD,  LA JUSTICIA Y LA PAZ. 

 Declaración de la Campaña: Justicia Climática Ya.

Las organizaciones, y  movimientos sociales, iglesias,  poblaciones indígenas y afro-descendientes población joven y redes de la región centroamericana, que somos animadores/as e impulsadores/as de la Campaña Justicia Climática Ya, demandamos el derecho de la  población centroamericana y todos los pueblos del planeta, a vivir dignamente en paz, con justicia, con equidad de género, en armonía con la naturaleza, en un planeta exento del calentamiento global por causas antropogénicas. 

Somos una gran nación, con una vasta diversidad biológica y cultural, que a lo largo de la historia hemos sostenido una relación de respeto y cuido de la naturaleza. Somos hombres y mujeres que nos hemos creado y recreado con el Maíz y la naturaleza. Nuestros pueblos no han contribuido a contaminar la atmósfera.

Sin embargo, ahora estamos frente  a las consecuencias del cambio climático que está incrementado el deterioro de las condiciones materiales de vida, la pobreza,  la exclusión social, el acceso a servicios básicos y condiciones de vida en general de la población centroamericana.

Frente a esta crisis sistémica, basada en un modelo energético inviable, obsoleto y mortífero para toda la vida planetaria, que mantiene el actual status quo de las sociedades consumistas del Norte global, expresamos nuestra demanda de Justicia  Climática:

 

1.    Los países ricos o “desarrollados” tienen que asumir su responsabilidad.

 

Los países responsables del aumento desmedido de gases de invernadero en la atmosfera, especialmente CO2, deben aceptar la reducción inmediata y oportuna para estabilizar la concentración de CO2  en 350 ppm; para tener certeza que el incremento de la temperatura global promedio de la Tierra no será mayor de 1.5°C.

Hay que imitar a la naturaleza para vivir bien, pasar energéticamente a la era solar, eólica, entre otras, que permita terminar con los patrones de producción, distribución y consumo de los bienes comunes de la naturaleza, en pocas manos, además del  despilfarro, el consumo innecesario.

 

Se debe descarbonizar la economía mundial hacia el año 2050, los países ricos deben disminuir las emisiones de CO2  en más del 40% en el 2020 y más del 95% en el 2050, con los mecanismos internacionales de supervisión de reducción de emisiones de gases de efecto invernaderos a corto plazo.

 

 

 

2.    El saqueo y la dominación sobre los países del Sur debe cesar.

El cambio climático es parte de una crisis global, civilizatoria, que se ha venido incubando por centurias, y de manera más franca a partir de la década de los 70s superando la capacidad biológica del planeta, debido a la expoliación, explotación, conquista y colonialismo de pueblos de Asia, África y América.

Esta crisis que caracteriza a la fase terminal de la civilización occidental, industrial, y capitalista, llega de manera simultánea con la crisis energética con el fin de la era del petróleo, la crisis alimentaria, la crisis sanitaria, la crisis financiera, que arrastra a la economía real y que tendrá sus efectos más adversos en nuestros países del sur.

 

No permitiremos que el sistema capitalista se relance y resucite sobre el sufrimiento de los pueblos empobrecidos del Sur, ni del saqueo y explotación de nuestros bienes naturales, que concentra las  riquezas en el norte.

 

3.    Demandamos el reconocimiento de la Deuda Ecológica. Reparaciones Ya.

Demandamos el reconocimiento de la responsabilidad histórica del Norte global y su obligación de garantizar la restitución y reparación de la deuda ecológica, que incluye la deuda climática que mantiene con el Sur global, la ha sido adquirida durante siglos de saqueo de recursos naturales y violación de derechos humanos.

 

La restitución y reparación de la deuda, incluye, la total restauración de los territorios y ecosistemas, la reconstrucción de la infraestructura básica, la recuperación de los derechos sociales, la agricultura y la profundización de la reforma agraria. Implica la restauración de comunidades justas, sustentables y pacificas para los pueblos del Sur, la autodeterminación de los pueblos y la garantía de la no repetición.

 

4.    Fondos para la reparación. Establecimiento de mecanismos y flujos de financiamiento alternativos.

La reparación genuina de la deuda implica, que las fuentes sean de fondos públicos y debe basarse en la soberanía y el respeto de los derechos de los pueblos y de la naturaleza. Estos fondos no deben reforzar los modelos políticos y económicos que causan el cambio climático. En su lugar, deben priorizar la soberanía financiera, alimentaria y energética, el fortalecimiento de la agricultura campesina, de las mujeres, poblaciones indígenas, afro-descendientes, comunidades de pescadores y en general de los pueblos. Debe priorizar el derecho a proteger los bosques y otros bienes naturales, como aire, agua y tierra.

La nueva institucionalidad financiera creada bajo los auspicios de la Convención de las Naciones Unidas para el Cambio Climático debe garantizar que los recursos lleguen hasta las comunidades y pueblos originarios mediante mecanismos públicos descentralizados  y de redes sociales autogestionarias. Exigimos la inmediata terminación del papel de las Instituciones Financieras Internacionales (FMI, BM, BID) en cualquier financiamiento relativo al clima, así como de otros mecanismos financieros que intensifiquen el cambio climático y que incrementen la deuda ecológica y otras deudas.

Los fondos deben ser suficientes para permitir la transición hacia sociedades sustentables que no se basen en los hidrocarburos fósiles y deben ser adicionales a la anulación de las deudas ilegítimas impuestas a los países del Sur. Demandamos la transferencia anual de 15,000 millones de dólares anuales del Norte global a los pueblos centroamericanos.

 

En este marco, es obligatoria la cooperación en el desarrollo tecnológico y no Transferencia Tecnológica, para superar la dependencia y la imposición de sus modelos de desarrollo, crecimiento y conocimiento, responsables de los daños del calentamiento global.

 

5.    No más falsas soluciones.

Los pueblos y el planeta están experimentando una crisis sistémica debido a la falacia del “crecimiento” ilimitado bajo una realidad ecológica que es limitada. Las soluciones a esta crisis debieran superar las formas de consumo y producción insustentables y transformar fundamentalmente los sistemas económicos.

Estas falsas soluciones, inaceptables, incluyen, entre otras, los mercados de carbono, la transferencia de obligaciones de reducir emisiones a terceros (offsetting), la energía nuclear, los monocultivos, las plantaciones forestales y transgénicas, la geoingeniería, los mega proyectos de infraestructura o los planes de captura y almacenamiento de CO2. Estas falsas soluciones perpetúan la injusticia social y climática y la inestabilidad financiera.

Rechazamos los instrumentos y mecanismos basados en el mercado, pues no resuelven la crisis del clima y, por el contrario, incrementan la deuda climática y permiten a las grandes trasnacionales y países del Norte trasladar su obligación de reducir emisiones y el problema a los pueblos del Sur.

 

NO QUEREMOS SER COMO ELLOS. EL NORTE NO ES NUESTRO PARADIGMA

Centroamérica demanda un clima donde florezca la paz, la justicia social, la equidad de género  y la sustentabilidad ambiental.

 

Los pueblos centroamericanos no necesitamos agredir a nuestra Madre Tierra para vivir bien. No nos vemos en el espejo del consumismo y el derroche junto a la exclusión, la privación y el hambre ajena. Vamos a aprovechar nuestra riqueza de bienes naturales para mejorar la calidad de vida de la gente.

 

Frente a este nocivo sistema, las organizaciones que trabajamos con las comunidades afectadas por el cambio el climático en Centro América, promovemos modelos alternativos que están en construcción, basados en la transformación social, política; orientadas  hacia economías solidarias, alternativas y populares, y basadas en los principios y valores de: la sustentabilidad, el equilibrio y armonía con la naturaleza, la justicia, la humanidad, la igualdad y equidad de género, la participación de todos los sectores y el control social, el reconocimiento de los derechos de la Madre Tierra, el vivir y convivir bien y la incorporación de los saberes ancestrales y tradicionales de los pueblos originarios (organización, manejo sustentable de las fuentes de vida, bienes naturales y biodiversidad).

 

En este sentido, Centro América deberá fortalecer sus políticas de reforestación y manejo sustentable de la naturaleza desde la visión e intereses de los pueblos de la región.

 

Es importante partir de las condiciones de inadaptabilidad que la región tiene incluso a las variaciones del clima, como fruto de los modelos de desarrollo que durante años han sido impuestos por las oligarquías criollas, y últimamente por los organismos financieros internacionales. Esto nos ha llevado a la carencia de marcos legales e institucionales fuertes, a una mala gestión de los territorios, y de todos los elementos de los ecosistemas, a la priorización de la ganancia sobre la vida y la erosión de la diversidad biológica.

 

La unidad de nuestros pueblos diversos y multicultural, el valor político de la articulación ecosistémica al Gran Caribe son fundamentales para la nueva Patria Centroamericana. La integración latinoamericana, y las relaciones solidarias y de cooperación con todos los pueblos del mundo, sustituirán a las relaciones de dependencia y subordinación neocolonialista de nuestros países a los países imperialistas del Norte.

Proponemos a los gobiernos y Estados de la región, de América Latina y del mundo la construcción e implementación de políticas públicas inclusivas, propositivas, participativas y programáticas, orientadas a buscar medidas en respuesta a las causas y los efectos que genera el cambio climático, las que deberán cumplir con los siguientes principios:

·         Diversidad, se considerarán los aspectos sociales, ambientales, económicos, culturales, y políticos del entorno.

·         Autosuficiencia, análisis de la resiliencia o la capacidad de los/as afectados/as de enfrentar un suceso adverso y sobreponerse sin sufrir mayor alteración.

·         Integralidad u holística, en el sentido de conjuntar la posición entre lo global y lo local en la toma de decisiones.

·         Equidad, considerando la justicia social y la participación en las relaciones de poder desde una perspectiva de género y generacional.

·         Democracia participativa, o participación de todos los sectores e intereses en el desarrollo, implementación e incidencia de la estrategia.

·         Revalorizar los conocimientos, saberes y prácticas milenarias de nuestros pueblos indígenas originarios campesinos, afro descendientes, naciones aborígenes, y de todas las culturas y tradiciones para garantizar su calidad de vida.

Estos principios y valores marcan un claro rechazo a la concentración de la riqueza, y la explotación irracional, producción y consumismo ilimitado  y degradante de mercancías y servicios, de esta manera estamos yendo a la raíz del problema.

 

Además, de desarrollar mecanismos efectivos de comunicación que dé a conocer la problemática ambiental y de cambio climático, para crear una cultura de participación e involucramiento ciudadano en la gestión ambiental.

 

Un programa mínimo hacia la sustentabilidad socio ambiental de la región centroamericana debe incluir por lo menos los siguientes componentes:

 

·         Soberanía y seguridad alimentaria.

·         Autosuficiencia hídrica.

·         Soberanía energética regional.

·         Restauración, aprovechamiento racional y protección de la biodiversidad.

·         Ordenamiento ambiental territorial y fortalecimiento de sistemas de ciudades sustentables.

·         Profundización de la Reforma Agraria.

Lo anterior implica, que los países de la región realicen un proceso de información y capacitación sobre los impactos de cambio climático y las medidas de adaptabilidad, a las comunidades y población en general.

 

 

 

¡Los pueblos centroamericanos exigimos Justicia Climática Ya!.

 

 

 

Centroamérica, 30 de noviembre de 2009.

 

 

 

 

 

LISTA DE FIRMANTES POR EL SALVADOR

PAIS

ORGANIZACION

El Salvador

Movimiento Indígena Nonualco (MIN)

 

Consejo Coordinador Nacional Indígena Salvadoreño (CCNI)

 

Asociación para el Desarrollo Integral de las comunidades de la zona occidental de El Salvador (ADICOS)

 

Asociación de Desarrollo Social y Medio Ambiente (ASODESMA)

 

Asociación de comunidades unidades para el desarrollo sustentable de San Julián (ACUDESAJ)

 

Asociación para el desarrollo comunal para el futuro de Berlín (ADEMUSA)

 

Mi Berlín Limpio (MIBERLIN)

 

Comité Nacional de Derechos Humanos y Medio Ambiente (CONDHUMA)

 

Programa de Campesino a Campesino (PCAC)

 

Comité de Vigilancia ambiental de las comunidades organizadas del sector sur del Distrito 5

 

Coordinadora para la defensa de la sudcuenca del Río San Simón

 

Intercomunal Sur del Río Grande de San Miguel

 

Comité por la Defensa del Agua de Santo Tomas

 

Movimiento Nacional contra proyecto de Muerte

 

Iglesia Luterana Salvadoreña

 

ALFALIT

 

Iglesia Anglicana

 

Iglesia Reformada

 

ACT El Salvador

 

Unidad Ecológica Salvadoreña (UNES)


 

Oikos Solidaridad

 

PAIS

ORGANIZACION


El Salvador

ECOVEG

 

Fundación Maquiliahuat

 

SIHUAT SINTI

 

Comité Coordinador Intercomunitario (CCI)

 

COVIANCO

 

Universidad Luterana Salvadoreña

 

SERCOBA

 

Alcaldía de San Pedro Puxtla

 

Alcaldía de Concepción Batres

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comments

Add comment

Our Policy on Comment Submissions: Co-publishers of Narco News (which includes The Narcosphere and The Field) may post comments without moderation. A ll co-publishers comment under their real name, have contributed resources or volunteer labor to this project, have filled out this application and agreed to some simple guidelines about commenting.

Narco News has recently opened its comments section for submissions to moderated comments (that’s this box, here) by everybody else. More than 95 percent of all submitted comments are typically approved, because they are on-topic, coherent, don’t spread false claims or rumors, don’t gratuitously insult other commenters, and don’t engage in commerce, spam or otherwise hijack the thread. Narco News reserves the right to reject any comment for any reason, so, especially if you choose to comment anonymously, the burden is on you to make your comment interesting and relev ant. That said, as you can see, hundreds of comments are approved each week here. Good luck in your comment submission!

The content of this field is kept private and will not be shown publicly.
CAPTCHA
This question is for testing whether you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.

User login

Navigation

Reporters' Notebooks

name) { $notebooks[] = l($row->name, 'blog/' . $row->uid); } } print theme('item_list', $notebooks); ?>

About Maggie Von Vogt