Saludos desde la Otra Nueva York (Oct '08)

A los compañeros y compañeras de La Otra Campaña:
A los compañeros y compañeras de la Zezta Internazional:
A los adherentes de la Declaración Internacional en Defensa del Barrio:
A nuestros aliados en todas partes del mundo:

Desde "La Otra Nueva York", en el Este de Harlem (El Barrio ), Movimiento por Justicia del Barrio celebra una segunda gran victoria en su lucha contra el desalojo neoliberal y reafirma que "El Barrio No Se Vende"

El domingo 24 de agosto de 2008, con una Marcha por la Dignidad y contra el Desalojo Neoliberal, los compañeras y compañeros de Movimiento por Justicia del Barrio celebramos nuestra victoria sobre el casero más poderoso del Este de Harlem: la empresa multinacional de Londres Dawnay, Day Group, la cual cayó en manos de su propia codicia y está ya vendiendo sus propiedades para cubrir sus deudas, según se anunció el mes pasado. Esta celebración fue posible gracias a la unión de quienes luchamos contra los planes que las grandes transnacionales tienen en el Este de Harlem para rezonificarlo, llenarlo de hoteles, vivienda para ricos y bancos, y expulsar a todas las familias pobres de aquí.

Dawnay, Day Group es el segundo propietario que, en lugar de imponer sus planes de exterminio del espíritu del Barrio, tiene que salir del Barrio y vender sus propiedades. Pero en esta lucha contra la codicia de las grandes empresas transnacionales nosotros contamos también con la solidaridad mundial, pues gracias también a los compañeros al nivel internacional nuestra resistencia resonó en Europa y particularmente en el Reino Unido, donde está la sede de Dawnay, Day Group.

Esta larga lucha ya lleva dos caseros derrotados y muchos políticos cubiertos de vergüenza. Las empresas tratan de expulsar a los pobres, a los inquilinos inmigrantes, a los afroestadounidenses, a los latinoamericanos, a los asiáticos, a los pequeños comerciantes. Pero las empresas no están solas: ellas cuentan con la ayuda del gobierno federal (republicano) y el ayuntamiento local (demócrata) para tratar de derrotarnos. Nosotros tuvimos que enfrentar intentos de soborno de parte del gobierno demócrata local: a nuestros compañeros se les ofreció un empleo bien pagado a cambio de que dejaran nuestro movimiento. Cuando esa táctica no funcionó para dividirnos y vencernos, el gobierno local recurrió a otras estrategias tramposas: calumnias, divisionismo, política de rumores infundados y formación de grupos afines al gobierno local cuyo único propósito no es luchar por su comunidad sino destruir nuestra unidad. Sin embargo, ni los malos tratos de la empresa transnacional (a quien le dimos el premio del "Peor Casero de El Barrio" en uno de nuestros actos callejeros), ni las estratagemas del gobierno demócrata local (encabezado por la concejal Melissa Mark Viverito) lograron detenernos. Esta es una lucha por un mundo donde quepan todos los excluidos, y tanto los inmigrantes mexicanos como los dominicanos del Este de Harlem, junto con los marginados puertorriqueños, afroestadounidenses, y asiáticos resistiremos para que no nos corran de El Barrio por ser diferentes y pobres.

Por todo ello, nuestra marcha fue también una confirmación de nuestra unidad en nuestra lucha anticapitalista. Desde la calle E. 116 marchamos haciendo una parada frente a la lujosa casa de la concejal Mark Viverito, sólo para recordarle que "El Barrio No Se Vende Como Ella Se Vendió".

En el acto también habló precisamente uno de nuestros luchadores sociales a los que la concejal trató de comprar ofreciéndole otro trabajo. Nuestro compañero fue ahí enfrente de su casa a "denunciar las acciones de la concejal Melissa Mark Viverito, que supuestamente está para apoyar a la comunidad del Barrio, y como se pueden dar cuenta está a favor del desalojo en contra de los pobres", dijo. "Como pueden ver ella es rica: vean dónde vive. Ignora lo que es vivir sin agua caliente, sin calefacción en los duros inviernos. No sabe lo que es vivir con chinches, ratas, techos caídos, cucarachas y envenamiento de plomo que es lo que más tenemos los pobres por culpas de políticos como ella, quien, junto con los concejales del Oeste de Harlem y Harlem Central, votaron por la ampliación de la Universidad de Columbia y el plan de rezonificacion de la calle 125 St., la cual afectará a miles de personas de bajos recursos", señaló nuestro compañero.

De ahí marchamos rumbo al despacho de oficinas de la empresa multinacional Dawnay Day Group para recordarle que resistiremos los intentos de quien sea por expulsar a los inquilinos inmigrantes, a los hombres y mujeres afroestadounidenses, latinoamericanos y asiáticos que han construido El Barrio, a los pequeños comerciantes, a los ambulantes y a todo aquel que sea pobre y se oponga a los planes de las grandes empresas multinacionales y de los políticos capitalistas .

Por último, compañeros y compañeras de La Otra Campaña y de la Zezta Internazional, queremos decirles que recibimos con pesar la noticia de las sentencias criminales, vengativas, arbitrarias y represivas contra los presos políticos recluidos en el Penal del Altiplano y en el Penal Molino de las Flores, víctimas de la masacre de Atenco por haberse opuesto a los intentos por construir aeropuertos de lujo en México, como parte de las políticas de desalojo urbano neoliberal. Nuestro corazón está con los compañeros presos, nuestras luchas son las mismas y no descansaremos hasta lograr la liberación de las luchadores sociales de Atenco injustamente encarceladas. Actualmente, estamos desarrollando un plan de difusión y conscientizacion al nivel local que incluye reuniones comunitarias sobre nuestros queridos compas de Atenco.

Fraternalmente:

Movimiento por Justicia del Barrio
Desde La Otra Nueva York
Octubre del 2008
El Barrio, NY

Aquí y allá, en El Barrio, en Chiapas y en Atenco, la lucha seguirá!

Aquí y allá, La Otra Campana va!!

User login

Navigation

About RJ Maccani