El futuro del Movimiento 5 de Junio


Foto: Claudia Díaz

El sábado se cumplió el primer aniversario de la tragedia en la guardería ABC, en Hermosillo. La marcha convocada para la conmemorar la ocasión rebasó las expectativas de los organizadores y hasta de los detractores. De acuerdo a la Dirección de Seguridad Pública Municipal participaron 20 mil personas. Las cifras son similares a las registradas en la protesta más concurrida, el 5 de julio del año pasado, un día previo a las elecciones estatales. El emotivo acto político-ecuménico replicó el dolor, la desesperación y la indignación vivida por los hermosillenses durante los primeros días de acaecido el incendio que privó de la vida 49 niños e hirió a muchos más. Transcurrido un año, las emociones siguen a flor de piel. "5 de junio: No se olvida", exclamaron al aire los asistentes.

Hay varias lecturas sobre la movilización. Después de varios meses de una asistencia disminuida a los mítines y actividades del MJ5, la respuesta social del sábado refrendó las iniciativas de los padres y las madres de los niños fallecidos. En algunos círculos se criticaba su necedad y la radicalización de sus posturas. Creo que muchos terminaron por comprender que la insistencia ha rendido frutos y ha sido útil para que los poderosos no puedan apostarle al olvido y al paso del tiempo. Las protestas sí funcionaron para mantener presente el tema de ABC en la opinión pública y para motivar y unir a los integrantes. Las demandas del M5J siguen siendo vigentes y respaldadas por una admirable autoridad moral, aunque sea verdaderamente aberrante que aún no hayan sido atendidas por los tres niveles de gobierno.

El nacimiento del Movimiento Ciudadano por la Justicia 5 de Junio ha cambiado para siempre la vida política y social de Sonora. Despertó a una ciudadanía que tradicionalmente ha sido apática a manifestarse en las calles, renuente a ser solidaria con otros movimientos sociales. La experiencia organizativa, no exenta de altibajos, convirtió a muchos ciudadanos comunes y corrientes en activistas politizados. También ha mostrado habilidad para aglutinar clases sociales y posturas ideológicas que previamente no se atrevían a coexistir. Sin embargo, desde su conformación, el comportamiento y el discurso del M5J adoptaron un perfil eminentemente progresista.

¿Qué sigue para el M5J?

A finales de julio del año pasado reflexionaba sobre los retos de los padres organizados:

"La ciudadanía no puede dedicar su tiempo a protestar indefinidamente. El Movimiento tendrá que idear acciones novedosas e ingeniosas para evitar el desgaste y mantener su fuerza. Las manifestaciones corren el riesgo de perder efectividad en la medida en que sigan disminuyendo los participantes".

Las recomendaciones fueron pertinentes. El Movimiento dio muestras de haber perdido vitalidad y apoyos cuando se cumplieron los primeros seis meses de la tragedia. Entonces, el evento de conmemoración tuvo muy poca asistencia y coincidió con el Teletón de Televisa, donde el gobernador Guillermo Padrés ignoró los sucesos e invirtió cuantiosos recursos para promover su imagen y manipular el apoyo de la población para que el estado fuera elegido como sede de la construcción de un Centro de Rehabilitación Integral Teletón (CRIT).

A inicios de 2010 los padres y madres enriquecieron y mejoraron su estrategia. A la par de las marchas y protestas, se dedicaron a la organización de foros de discusión y conferencias, como "De la ABC a la Z, por una infancia segura", celebrado el 4 de marzo. Mientras que el 5 de marzo y el 5 de mayo llevaron a cabo dos juicios ciudadanos contra los dueños de la guardería y las autoridades estatales. Así lograron energizar a sus bases, informar a la ciudadanía y prolongar el interés de los medios de comunicación.

Julio y agosto serán determinantes para el M5J. Próximamente la Suprema Corte de Justicia de la Nación dará a conocer las conclusiones definitivas que arrojaron las investigaciones del incendio. Se ha anunciado que al fin Felipe Calderón visitará la capital dentro de algunas semanas para conocer las inquietudes de los familiares e informar sobre los supuestos avances en las indagatorias. Los activistas deberán aprovechar la atención renovada por el aniversario y exigir decisiones contundentes de los gobiernos para juzgar y sancionar a los responsables. De lo contrario, podría suceder lo mismo que sucedió en Oaxaca cuando la Corte investigó las violaciones a los derechos humanos del gobierno de Ulises Ruíz contra miembros de la APPO y la Sección 22, en el conflicto social de 2006: Nada. Los aniversarios luctuosos seguirán acumulándose con el paso del tiempo y el viacrucis de los familiares se prolongará hasta el olvido. Ignoro si, transcurrido un año más, la sociedad seguirá manteniendo su indignación y atención sobre el caso.

Otro tema nodal al que deberá enfrentarse el Movimiento y sus simpatizantes, a mediano y largo plazo, será la realidad ineludible de que las marchas tienen sus límites. El politólogo de El Colegio de Sonora, Juan Poom Medina, en su artículo "Un año después", expresa su escepticismo de que la tragedia en ABC haya despertado completamente a la sociedad como el detonante de una verdadera participación ciudadana. El académico considera que "las reglas del juego social no son claras e institucionalizadas como para apoyar lo que un ciudadano quiere hacer en su rol de protesta". Es decir, el sistema político aún no es capaz aún de articular los reclamos de los ciudadanos para integrarlos en la elaboración de políticas públicas y planes de gobierno. Asimismo, el desencanto de muchos participantes del M5J con la clase política obstruye la posibilidad de que accedan a puestos de elección popular para cambiar el estado de las cosas, bajo el riesgo de perder apoyos y ser catalogados por la sociedad como un movimiento partidista. Poom afirma que seguimos inmersos dentro de un sistema en teoría representativo donde los políticos siguen gobernando a favor de sus intereses y no en beneficio del ciudadano: "Ni siquiera el voto como mecanismo de control surte efecto eficaz para detener la mala representación. A lo largo y ancho de México sabemos elegir representantes, pero los elegimos muy mal". La gente desea hacer mucho más que manifestarse, pero no existen mecanismos claros para que el ciudadano tenga las herramientas para controlar al poder. El M5J articuló una oposición que sacó del poder al PRI Sonora y favoreció el asenso del PAN, pero el tiempo atestiguará si la opción de la gente fue acertada o contraproducente. Además, la meta del Movimiento tendrá que ir más allá de la defensa de los derechos de la niñez, concentrándose en la creación de nuevas estructuras de participación social. De lo contrario, nada les garantiza que sus exigencias sean obedecidas. Conforme aumente la fuerza y la arrogancia del gobierno estatal y comience a diluirse el recuerdo de la tragedia en la memoria colectiva, será más fácil minimizar y marginalizar a los manifestantes; también se volverá difícil evitar que los gobernantes en turno abusen de sus puestos y se corrompan; acciones que constituyeron las verdaderas causas que provocaron el incendio en la guardería subrogada del IMSS.

Padrés traidor

El gobernador de Sonora, Guillermo Padrés, es un traidor. Había asegurado que no se usaría la violencia en contra los mineros huelguistas de Cananea y no cumplió su palabra.

User login

Navigation

About Erich Moncada

Personal Website
http://elmonoxoro.blogspot.com

Biography
Erich Moncada is a freelance journalist from Northwestern Mexico, specialized in drug policy and politics. He's currently performing research on random student drug tests on Mexican schools.