Las nuevas protestas en Bolivia: un mapa breve

Era cuestión de tiempo nada más. Pero ya están en marcha, en los caminos y en las calles, los bolivianos de los sectores sociales de este país. La nueva ley de hidrocarburos, que no ha sido promulgada, y la propiedad de los recursos naturales energéticos son nuevamente el eje de las movilizaciones.

Hoy han iniciado en dos puntos clave de Bolivia: por la carretera que parte horizontalmente el territorio (y une las principales ciudades) se dirigen a La Paz miles de campesinos, cocaleros y otros sectores bajo el liderazgo del diputado cocalero Evo Morales... y El Alto, otra vez constituido en una sola "persona", que ha bajado a mediodía a combatir con las fuerzas represivas del Estado boliviano... y ahí viene una huelga de maestros de escuelas públicas, vienen los mineros y también los campesinos aymaras (presentes hoy en la marcha alteña).

Y aunque todo ha quedado en suspenso, mientras la marcha de Evo Morales crece y se encamina hasta la ciudad sede de gobierno, mientras los alteños deciden sus siguientes acciones, conviene hacer un mapa sencillo y breve del escenario y de los actores que en él se mueven. En primer término, por fuerza y tamaño, están las huestes de Morales, apoyadas por gran parte del Pacto de Unidad forjado durante la crisis política de hace un par de meses. Este grupo, que piensa caminar toda una semana, está exigiendo que las transnacionales del petróleo paguen al menos 50 por ciento de impuestos por seguir en el negocio de extraer la riqueza boliviana. Su posición, sin embargo, está todavía a varios días de hacerse sentir en las calles paceñas...

Ahora, en pleno epicentro del conflicto están los vecinos, los comerciantes y otros varios sectores de El Alto en pie de guerra. Hoy, en una marcha de poco más de cien mil personas, bajaron a La Paz para tratar de hacer cumplir sus tres demandas básicas:

  1. Nacionalización de los hidrocarburos.
  2. Renuncia de Carlos Mesa a la presidencia.
  3. Cierre de Congreso Nacional.
En el camino al Congreso, su primer objetivo, se enfrentaron con la policía, que lanzó decenas de granadas de gas lacrimógeno contra ellos. Vean algunas fotos:

http://bolivia.indymedia.org/es/2005/05/17038.shtm l

Los alteños no pudieron cerrar la sede del Poder Legislativo, pero realizaron una gran asamblea y anunciaron que comienzan a preparar un paro cívico indefinido, que cerraría todos los accesos a La Paz desde El Alto, y por tanto el suministro de alimentos, el aeropuerto internacional y el transporte terrestre al interior del país.

De acuerdo a un cable de esta tarde de la Agencia de Prensa Alteña: "Los dirigentes de la COR y la Fejuve anunciaron que hasta que se ejecute el paro cívico sindical indefinido se ejecutará el bloqueo del Aeropuerto Internacional de El Alto y la toma física de la planta de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) de la Zona de Senkata".

También, mientras los alteños trataban de llegar al famoso edificio del Congreso, en pleno centro del poder boliviano, dos diputados de la Nueva Fuerza Republicana, partido de la derecha, ha iniciado una huelga de hambre ¡pidiendo la renuncia de Mesa y la total nacionalización de la hidrocarburos!

Finalmente, en el otro extremo de esta tensa cuerda, se encuentra un Presidente Mesa, débil y que hace unos días fuera abucheado por la gente en las calles de La Paz, se niega a promulgar la nueva ley de hidrocarburos (que por cierto no le gusta a los movimientos sociales, pero tampoco a las petroleras, que la ven como un atentado al negocio)... y su plazo legal para vetarla o hacerla vigente se termina en unas horas. Si hasta mañana no hay nada de su parte, el Presidente del Congreso (el senador Hormando Vaca Diez) estará facultado por la Constitución para promulgarla.

Es decir, el panorama no es para nada sencillo... y esta nueva sacudida comienza apenas. Sigan con nosotros, que vamos a tener noticias inmediatas sobre este nuevo "calentamiento" en Bolivia...

User login

Navigation

About Luis Gomez