Momento en Bolivia II: Contradicciones frente al Virrey Greenlee

La Paz, 27 de febrero. Sigamos viendo lo que pasa en Bolivia, queridos lectores. Hace unos días hablábamos de la contradicción ocurrida entre el Presidente Evo Morales y su vocero Alex Contreras: con don David Nicol Greenlee, embajador de Estados Unidos, pidiendo aclaraciones por la posible expulsión de sus paisanos del Chapare, Contreras dijo una cosa y su jefe otra... vamos al cuento, que ya incluye tres actores, a los cocaleros del Chapare y alguno que otro dignatario del actual gobierno. El relajo se armó por ahí del 13 o el 14 de febrero. En realidad en ambos días, al término del VIII Congreso de las Seis Federaciones de Cocaleros del Trópico de Cochabamba. En el evento, entre otras cosas, se decidió que el presidente Morales siga siendo máxima autoridad cocalera del Chapare, y el diputado cocalero David Herrada lo explicó diciendo que Evo todavía como dirigente sindical es "garantía para llevar adelante la despenalización de la coca".

Pero los cocaleros hablaron de muchos temas. Y decidieron, por ejemplo, que respetarán el acuerdo firmado con Carlos Mesa, que les otorga un cato (1.600 metros cuadrados) por familia para cultivar coca. Es más, parte de la discusión fueron las posibles sanciones a los cocaleros que no respeten esa medida de cultivo. Mucho se discutió en el congreso, realizado en la ciudad de Cochabamba y transmitido en vivo y en directo, a ratos, por el canal 7, propiedad del Estado.

Y entre otros temas, los cocaleros hablaron de la presencia estadounidense en su región: ongs, militares, agentes de la DEA... en fin, varias agencias del gobierno. Al respecto, como recogieron los medios esos días, el dirigente Julio Salazar dejó claro que toda institución que reciba apoyo de los gringos debería irse del Chapare. La salida de los agentes y representantes de ongs estadounidenses fue una resolución del congreso...

Por eso, y sin duda porque fue un periodista muy cercano a la región durante años (y a las organizaciones sociales y dirigentes cocaleros), Alex Contreras diría esa misma tarde:

Se trata de una de las organizaciones sindicales y políticas más importantes del país. Entiendo que se tendrá que dialogar con el gobierno de Estados Unidos para ver la mejor forma de que esas instituciones, que han cumplido su ciclo, puedan abandonar el trópico de Cochabamba.

Y que se arma el relajo...

Virrey visita ministro

Este corresponsal sabe por experiencia que el actual Ministro de la Presidencia Juan Ramón Quintana es un hombre afable, nada tonto y cordial. Pero no imagino su expresión la noche del 16 de febrero, cuando por una hora tuvo que recibir a don Virrey, perdón, don David Greenlee. Luego de que los medios bolivianos cacarearan todo el día ("Expulsión", que sí, que no), Quintana y Greenlee estuvieron charlando de coca, y claro, de expulsiones y de relaciones respetuosas.

Al término de la reunión, el Virrey Greenlee salió, digamos, relajado y calmo. Hay que tener nomás sangre fría para ser el embajador de la potencia mundial en un paísito rebelde como éste. Y bueno, Greenlee salió diciendo que todo bien, que nomás quería conocer al ministro Quintana y hablar de políticas antidrogas (léase: saber si todo estaba en su lugar).

Sobre la expulsión, el diplomático imperial dijo que "Tengo entendido que era la posición de los sindicatos y los dirigentes, pero no he escuchado que sea del gobierno de Bolivia". Y se fue para su casa...

Esa noche el Vicepresidente Alvaro García Linera dijo que las relaciones entre Bolivia y Estados Unidos son "óptimas", siempre en el marco del respeto a la soberanía nacional. Y es que, queridos lectores, más o menos su jefe, o sea el Presidente Evo Morales, dijo lo mismo el 16 de febrero por la mañana...

Evo dice que no es así nomás

El 16 de febrero por la mañana, en un discurso en el Colegio Militar en la ciudad de La Paz, el Presidente Evo Morales dejó muy claro que la resolución del congreso cocalero no era, ni mucho menos, un compromiso asumido por su gobierno. Don Evo manifestó la importancia de tener relaciones inernacionales (tener en cuenta: todavía no le quitaban la visa gringa a Leonilda).

"Todos tienen derecho a estar en nuestro país respetando la dignidad y soberanía nacional", dijo Morales ante los chicos del Colegio Militar. "Necesitamos estas relaciones bilaterales en el marco de un respeto mutuo entre pueblos y entre naciones. Por encima de cualquier relación, está fundamentalmente el derecho de autodeterminación de nuestros pueblos y en este caso de nuestra nación".

Es más, un cable de la Agencia Boliviana de Información (ABI), medio gubernamental, decía ese día muy claramente que el gobierno boliviano de estos tiempos iba a "aplicar los acuerdos internacionales suscritos en materia de lucha contra el narcotráfico''.

Como podrán notar, lo que dijo don Evo el 16 de febrero pasado fue refrendado esa misma noche por el ministro Quintana y santificado por la declaración del vicepresidente. Y todo claro entonces... o casi...

"Yo no"

Y es que, queridos lectores, lo que puso a pensar a este corresponsal fue otra cosa que ya habíamos hecho notar: que al salir de la reunión con el ministro Quintana el 16 de febrero por la noche, David Nicol Greenlee -emabajador que habla quechua y casado con boliviana- dijo que el pedido de expulsión de la DEA y la NAS, entre otras agencias del gobierno estadounidense, no tenían relación con violaciones a los derechos humanos en el Chapare...

"¿Ustedes saben de casos?", preguntó Greenlee a los colegas que lo interpelaban, "Yo no".

¿No los pone a pensar, fieles lectores de Narco News, la ignorancia del virrey Greenlee? A mí, sí, porque en los años que tengo de escribir para este periódico recuerdo algunos casos y algunas cosas, algunas declaraciones... varios heridos, varios muertos recuerda este corresponsal en el Chapare.

Y decidí refrescar mi memoria, la de ustedes y la de Greenlee...

Lo primero que hay que recordar es que Greenlee estuvo trabajando en la embajada como ministro consejero y casi dos años como embajador interino (esto último entre 1986 y 1988).

En ese periodo hubo varios escándalos famosos en la historia del narcotráfico en Bolivia (y en nuestra América). Pero el más famoso y decisivo fue sin dudas la aprobación de la Ley 1008, famosa norma antidrogas y anticoca boliviana, por la que Greenlee hizo un cabildeo fuerte...

Ahora, el 27 de junio de 1988, en Villa Tunari (Chapare) tuvo lugar una masacre que dejó el saldo de 12 cocaleros muertos y un centenar de heridos. Por entonces, curiosamente, el periodista Alex Contreras fue uno de los que reportó la tragedia... a Narco News, en abril de 2003, un diputado cocalero nos dijo: “Greenlee en persona dirigió varios operativos represivos en el Chapare, y planificó algunos, como la masacre de Villa Tunari”. Sí, astutos lectores, el diputado que declaró lo anterior a este corresponsal se llama Evo Morales Ayma...

La "Masacre de Villa Tunari", se dice, fue una operación represiva orquestada por agentes de la DEA que estuvieron presentes en el acto. Pero no sería el único caso, Míster Greenlee... o tal vez no hay archivos en su embajada y no conoce el caso de Casimiro Huanca, reportado ampliamente por Al Giordano.

En el curso de su investigación sobre el asesinato de Huanca, en diciembre de 2001, Giordano encontró un memorándum oficial que prueba que la embajada estadounidense supo de este hecho, con toda claridad, en el que los soldados bolivianos asesinaron a un dirigente cocalero con armas pagadas por el gobierno de los Estados Unidos... y se lo callaron mientras los militares bolivianos mentían sobre el hecho.

En fin, dos muestras nada más para el olvidadizo Greenlee. Porque de todos modos, los cocaleros del Chapare cambiaron de opinión respecto al tema de la expulsión para no poner en aprietos al presidente... y bueno, Evo Morales dijo que no tiene inconvenientes para que la DEA apoye los trabajos antinarcóticos en Bolivia, siempre y cuando no violen los derechos humanos de los campesinos, lo cual significaría su "retiro inmediato".

Y mientras los diputados del Movimiento Al Socialismo (partido del presidente) se disponen a modificar la legislación antidrogas, entre otras para despenalizar la hoja de coca... pues bueno,  este corresponsal se pregunta ahora si la última declaración citada del presidente Evo Morales significa borrón y cuenta nueva en estas "óptimas" relaciones, al decir de su vice García Linera... porque ya hubo violaciones a los derechos humanos de los cocaleros del Chapare.

Como pueden ver, luego de este viaje (de esta segunda parte), los elementos que conforman el momento actual en Bolivia tienen mucho de política en serio (con relaciones bilaterales más o menos cordiales, con memorias débiles)... pero también tiene otras muchas cosas: como gente honesta que lucha por despenalizar la hoja sagrada de los Andes, dentro y fuera del nuevo gobierno... la coca sigue dando mucho para contar, queridos lectores.

Sigan con nosotros, que todavía no acabo...

User login

Navigation

About Luis Gomez