Atacaron a Radio Universidad

Publicado en inglés a las 12:18 a.m.

A las 9:15 p.m. del 22 de julio, varios gritos interrumpieron las transmisiones en vivo de Radio Universidad. Eran pedidos de auxilio. Pude escuchar durante la transmisión que alguien golpeaba las puertas- como si  estuviera tratando de romperlas – y a una mujer gritando. Una voz masculina alcanzó a avisar: “¡nos están atacando!”. Luego de que se escuchó un sonido de vidrios rotos, la estación quedó en silencio.

Un ruido blanco sonó durante unos quince minutos, mientras yo giraba el dial para ver si había otra emisora alertando sobre lo que estaba pasando. ¡Qué tonta!. Ahora son las 10:00 p.m. Una maestra  que se encuentra frente al micrófono está histérica.  En la moche, la emisora estaba llena de mujeres y niños, mientras los demás se encontraban en la Guelaguetza popular en el zócalo. Como la radio también se usa para depositar comida y materiales, no sólo para los maestros, sino también para la gente que llegó del campo para participar en esta celebración, había muchas ancianas y niños dentro del edificio.

El único pedido de auxilio que alcanzó a ser transmitido, atrajo a gente de las calles vecinas. De esta manera, los estudiantes y la gente de adentro logró repelar a los agresores. Con la emisora ahora de regreso al aire, los locutores están muy enojados  –al parecer, la Radio Plantón de los maestros también transmitió la alarma – Un hombre en el micrófono está pidiendo a gritos que la gente del SNTE venga de inmediato. El peligro inmediato terminó, pero la adrenalina sigue corriendo, y con razón.

Los hombres que se encontraban hablando al aire identificaron a los agresores como matones que llegaron en tres “camionetas”. Según ellos, eran unos 25 “paramilitares” que llevaban  armas de alta potencia que sólo usa el ejercito.

Hubo varios tiros, pero nadie resultó herido.

La gente del movimiento afirma que tiene un video donde aparecen los vehículos utilizados por los agresores. Dicen que uno era autobús público con la placa “410” y otro un vehículo blanco con placa “25”. El tercer vehículo no fue identificado.

“¿Cómo pudieron llegar a atacar un lugar donde hay niños?” Estas palabras fueron transmitidas con pánico, después de que fuera recuperado la radio. “Nos vamos a morir aquí en Radio Universidad lo que significa que preferirían  morir antes de abandonar la lucha.

Las voces siguen cambiando cada vez que llegan diferentes personas para hacer anuncios. Hay un pedido urgente: que  toda la sociedad y las organizaciones civiles vengan a ayudar para refortalecer el zócalo y la radio. “Heliodoro Díaz Escárrega (secretario de gobierno) y Jorge Franco Vargas (ex secretario de gobierno), ambos títeres de Ruiz, han intentado asesinar a jóvenes en la universidad.”

“Aquí hay gente para defender Radio Universidad, pero quizá sea una trampa para poder invadir el zócalo… tengan cuidado, que vayan al zócalo los padres de familia. No necesitamos más de esto… necesitamos tu presencia”.

El secretario general del SNTE, Enrique Rueda Pacheco, pidió refuerzos. Otra persona gritó que la patrullas están en camino: “que todos salgamos a las calles a defendernos”.  

El nivel de rabia es tan fuerte como la demanda de que destituyan  a Ruiz por sus continuos atentados contra la vida de varias personas. Un locutor - estudiante denunció: “El gobierno federal también es responsable por no atender a la situación” (Fox aceptó las garantías de Ruiz, según las cuáles no está pasando absolutamente nada en Oaxaca).  

 Muchos habitantes de Zaachilla, uno de los pueblos donde el palacio municipal ha sido tomado por gente del movimiento, estaban presentes en la Guelaguetza. Uno de ellos hizo presencia en la estación. Gritó  que la gente de  Zaachila estaba presente para defender a la gente y a la emisora.

Ahora, a 75 minutos después del ataque, hay miles de personas afuera de la estación. Los voceros del movimiento pidieron que se hiciera una movilización en el zócalo. Todas la voces en la radio se mostraban urgidas agitadas. “!Urge ahora que haya desaparición de poderes!” dicen, refiriéndose a las tres ramas del gobierno estatal, cada uno controlada por Ruiz.

A las 11:35 p.m., avisaron a la gente que debía comprar linternas y pilas, así como mantenerse alerta. El director de la Facultad de Derecho llegó a la estación y, con voz tranquila, condenó a Ruiz y a Heliodoro Díaz, a quienes hizo responsables por las agresiones. Además, denunció la violencia perpetuada en la universidad. Se anunció que una rueda de prensa tendría lugar el domingo 23 de julio a las 11 a.m. Al mediodía se llevaría acabo otra conferencia de prensa, esta vez con la Asamblea Popular del Pueblo de Oaxaca.

Felipe Calderón y Ulises Ruiz están en reunión ahora mismo –según nos contó otro locutor de la emisora – en Huatulco (un refugio de los ricos en la costa de Oaxaca), donde Calderón está tomando vacaciones.

A la medianoche, la estación sigue transmitiendo una secuencia de denuncias y anuncios de reuniones de emergencia que se realizaran en la mañana, así como varias llamadas recibidas de todo el estado, las cuales indican que los pueblos están alerta.

Ahora, una locutora agradece a todos por su increíble apoyo, y dice, “la cosa está calmada”.  Siendo así, yo me voy a dormir, esperando que no nada malo vuelva a ocurrir y que pueda conciliar el sueño, pues esa rabia cargada de adrenalina es contagiosa.

About Nancy Davies

I’m a little old lady in sandalias, Plebian Consort of George Salzman on whose web-site some of my essays are posted. I write in every genre, I teach English, I hang out in the Mexican sunshine. I am in love with Subcomandante Marcos although we’ve met only in the noösphere.

User login

Navigation

About Nancy Davies

Biography
I’m a little old lady in sandalias, Plebian Consort of George Salzman on whose web-site some of my essays are posted. I write in every genre, I teach English, I hang out in the Mexican sunshine. I am in love with Subcomandante Marcos although we’ve met only in the noösphere.