Crece el movimiento antiprohibicionista latinoamericano

BUENOS AIRES, ARGENTINA
Del 7 al 9 de setiembre tuvo lugar en Buenos Aires – Argentina “El Encuentro Latinoamericano por la reforma de las políticas de drogas” y el “I Simponsio Regional de Legisladores y Jueces sobre políticas de drogas”, convocado por REFORMA (Red Latinoamericana para la Reforma de las Políticas de Drogas)

El evento contó con actores claves del Movimiento Antiprohibicionista latinoamericano, representantes de organizaciones, legisladores e importantes figuras del ámbito académico de distintos países. El mismo quedó inaugurado tras la presentación de Gustavo de Greiff (Presidente Honorario de REFORMA, Silvia Inchaurraga (Comité Ejecutivo de REFORMA, Argentina) y Agustín Lapetina (Comité Ejecutivo REFORMA, Uruguay) Se llevaron adelante mesas de trabajo y Conferencias que tuvieron como ejes principales: la reforma de las Políticas de drogas frente al fracaso de las Convenciones Internacionales, Los avances en los proyectos de regulación, despenalización y legalización, Los desafíos del Movimiento Antiprohibicionista, Los movimientos sociales y campesinos frente a la prohibición, Las redes de Reducción de Daños y su rol en la reforma de la políticas de drogas, Las Políticas locales de Drogas y la agenda de la Sesión Especial de la Asamblea General de la ONU del 2008 y el Balance de la Guerra contra las Drogas y el Balance de la guerra contra la Guerra contra las Drogas entre otros.

Es de destacar que el encuentro fue realizado en la sede del Honorable Senado de la Nación de la República Argentina,  lo que permite leer dicha acción como un avance estratégico para el  movimiento antiprohibicionista frente a la constante lucha contra el sistema legislativo actual, en lo que a las leyes de drogas se refiere.

Durante tres días hubo espacio para una dinámica discusión, donde los distintos participantes pudieron analizar las acciones concretas del Movimiento, las oportunidades y amenazas del contexto internacional y los desafíos actuales para marchar sobre la reforma de las políticas de drogas.

Desde los distintos discursos quedó claro el gran fracaso de la ética prohibicionista, tanto desde las normas como desde los abordajes de las políticas de salud instauradas en modelos avalados desde el “espacio retórico” según las palabras del italiano Paolo Scaglia, en una invitación a “cuidar las palabras” remarcando que las prácticas se mueven en un marco en el que se justifica la persecución.  Se hizo referencia explícita a la “militarización de la vida civil” y de una “cultura mafiosa” impuesta desde el paradigma prohibicionista reinante en todo el mundo.

“Los grandes narcotraficantes siguen en las calles.“ Falta poco para que terminen culpando a los consumidores por financiar el terrorismo”, vaticinó frente al estado de situación actual, Mercedes Moreno de Mama Coca, Colombia.

En este marco se destacó la necesidad de construir sociedades responsables y maduras, que permita en el marco de la democracia participativa construir otras maneras de control social, buscando espacios de informales para la construcción del consenso y las decisiones colectivas.

El trabajo de las distintas organizaciones antiprohibicionistas, a través del relato de sus experiencias, demostraron estar trabajando en este sentido desde lo local, pero la lógica imperante sigue posicionada en la línea antiprohibicionista, concibiendo a las drogas y a su despenalización como un tema tabú. Marco Perduca de LIA, Italia lo pone en evidencia cuando asegura que “4500 ong están afiliadas a la ONU, y solo 1 habla en contra de las Naciones Unidas.”

Es de destacar las presentaciones realizadas acerca de las experiencias de Reducción de Daños por organizaciones tales como ARDA (Asociación de Reducción de Daños de Argentina, El Abrojo de Uruguay, entre otras, que desde un trabajo en poblaciones usuarias focalizadas y mediante intervenciones generales, no solo intentan estrategias de asistencia sino de prevención y problematización acerca del uso de drogas.

También estuvieron presente los representantes de los movimientos campesinos de Bolivia, Perú y Colombia, bajo el lema “La hoja de Coca no es droga”, expresando el significado de la misma para los pueblos andinos, la importancia en su identidad y también en su subsistencia.

El encuentro tuvo un amplio lugar para debatir y proponer líneas de acción para avanzar específicamente e la reforma de políticas de drogas, donde senadores y diputados mostraron desde una perspectiva progresista caminos hacia la despenalización de las drogas en cada país.

Ante la diversidad de presentaciones fue sencillo encontrar un denominador común entre todos los participantes: Bregar desde la perspectiva antiprohibicionistas, por un modelo económico, político y social entre los continentes que brinde igualdad de oportunidades para todos/as capaz de albergar normativas y  una política de reducción de daños que contemplen el abordaje del uso de drogas desde el respeto de los derechos humanos.

El Movimiento Antiprohibicionista crece en Latinoamérica y está en acción...

User login

Navigation

About Romina Trincheri